Máximas de Sor María Rafaela II

continuación

"Abajarse por la humildad,

dilatarse y

desbordarse por la caridad"

 

Dos virtudes complementarias

 

He aquí dos grandes virtudes cristianas: la humildad y la caridad. Y las dos no están desconectadas. la humildad es un excelente camino pedagógico para vivir la caridad, que es la virtud primera y fundamental delcristianismo.

 

Si nos abajamos por la humildad y nos ponermos al servicio de los más necesitados, nuestro amor se dilatará cada vez más. Es imposible servir y amar sin límites desde posiciones de orgullo. El orgullo nos alejadel próximo y nosencierra en nuestro yo egoísta y narcisista. La humildad, en cambio, nos hace disponibles a los demás. La humildad nos empuja hacia la caridad.

 

Sin humildad se hace muy difícil la vivencia de la fraternidad cristiana. Desde una posición de orgullo, se hace disponible la caridad. Quien no se abaja por la humildad, será incapaz de amar gratuitamente al prójimo.

 

Humildad y caridad: dos virtudes complementarias. Por la vía de la humildad llegamos a la genuina caridad. Quien es capaz de abajarse y servir generosamente al prójimo, ama de verdad. El amor que no es servicio humilde no es genuino amor cristiano.

 

Toda la vida de Sor María Rafaela fue una que pivotó sobre estas dos grandes virtudes cristianas: humildad y caridad. Desde la sencillez sirvió enséñando, educando. Alegre y servicial, estuvo siempre a disposición de todos.

"La que tenga la razón que calle"

 

Saber callar teniendo razón

Esta escueta frasede Sor María Rafaela a sus hermanas religiosas reviste una gran sabiduría. A simple vista parece que quien tiene razón, siempre tiene derecho hablar. Y, no obstante, saber callar, teniendo razón, es prueba manifiesta de humildad y de confianza en la fuerza de la verdad.

 

Saber callar sin imponer la razón que te asiste es una actitud sabia y prudente que implica una gran ascesis cristiana.

 

Saber callar teniendo la razón es un acto heroico de humildad. Supone un gran dominio de sí mismo. Tener razón y callar no es negar un derecho fundamental de la persona humana, sino ejercitar valientemente la virtud de la humildad y mostrar a la vez una extraordinaria grandeza de alma.

 

Además, la razón brilla por sí misma, sin necesidad de imponerla. Cuando te asiste la razón y callas, ésta queda redimensionada y brilla con luz propia. Es verdad que cuando tienes razón, en ciertas ocasiones, puedes y debes hablar, pero, en otras, también puedes callar y este sabio y valiente silencio pone de relieve aún más tu razón.

 

Callar cuando a uno no le asiste la razón es una elemental obligación ética, pero callar cuando la tiene es una actitud que requiere una gran dosis de humildad y de dominio de uno mismo.

 

Sor María Rafaela fue un firme ejemplodegrandeza de alma y dehumildad, que supo callar en muchas ocasiones teniendo razón.

 

Máximas anteriores                                                                Próximas Máximas

Crea tu página WEB de manera sencilla y sin complicaciones

Editar página de inicio
Correo de Hnas
Correo de Hnas

Misioneras de los Sagrados Corazones

Calle Teodomiro Dlefaus #32

Juncos, Puerto Rico 00777

 

Teléfono:

    787-734-3525

Fax parroquia:

    787-734-0350

Email: mabel@mmsscc.org